Rescate de empresas en crisis

Todas las empresas están asociadas a diferentes niveles de riesgo y las razones por las que están más o menos expuestas a estos últimos son variadas. En un marco general amplio, es posible afirmar que estos riesgos se deben al cúmulo de situaciones que para la empresa están fuera de control o que tienen algún grado de descontrol y bajo el mismo nivel de importancia, al grado de impacto que cada una de ellas tienen sobre los resultados finales de la operación.

Estas situaciones pueden ser de origen interno o externo a la empresa y en cada caso el nivel de análisis es diferente. Al hablar de riesgos internos el enfoque debe realizarse sobre los recursos que utiliza la empresa, ya
que el resultado de cada proceso, por simple que sea, es totalmente dependiente de los recursos que utiliza, de cuan adecuados, de cuan suficientes y de cuan bien utilizados sean en cada proceso.
La lista de recursos utilizados en cualquier actividad suele ser muy amplia y muchas veces sucede que hay más de un recurso al cual no se le presta la debida atención razón por la cual los procesos en los cuales ellos actúan no alcanzan los resultados esperados.

Al hablar de los riesgos externos el enfoque cambia radicalmente, ya que es menester evaluar en forma permanente el contexto en el cual está inserta la organización y atender a cada uno de los cambiantes escenarios midiendo el impacto que estos cambios pueden tener en el normal desarrollo de las actividades internas y en el resultado final de la operación. Sin embargo, en este punto hay algo que no puede soslayarse y ello es que quien ocupa la máxima posición debe ser capaz de evaluar ese contexto, de detectar los cambios presentes y de estimar los cambios en el corto, mediano y largo plazo.

Nada más parecido que un buque en medio de una tormenta. Las tormentas no son espontáneas, es posible predecirlas y prepararse para ellas. Pero más allá de este aspecto, la embarcación puede estar dotada de todos los recursos necesarios, y sin embargo, terminar poniendo en riesgo su llegada a destino.

No es lo mismo cualquier mar, cualquier barco o cualquier capitán. Y así como en cada puerto de complejo acceso el capitán le entrega el barco a los prácticos, los empresarios también deben recurrir a especialistas que los lleven a buen puerto cuando sus empresas se encuentran en estado crítico. El objetivo inmediato del proceso de rescate de las empresas que se encuentran en esta situación es actuar con rapidez y precisión para superar el estado crítico, minimizando los riesgos mayores hasta eliminarlos de ser posible, para ocuparse luego, de los de menor magnitud.

Leer más

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s